domingo, 29 de mayo de 2011

Reflexión

Después de haber corrido 27km, aun sufriendo, adquieres mucha confianza en tus posibilites y piensas que eres capaz de mucho…, pero la pregunta es: Lo eres o solo lo crees.

Para mi la respuesta es que si, y se basa en la cabeza. Pues opino que este tipo de carreras requieren de una base física, pero sobre todo de la fuerza mental para los momentos difíciles.

En mi caso personal, todos estos retos han llegado un poco rápido y sin tener la preparación física mas adecuada para ellos. Pues mis entrenamientos casi siempre son distancias inferiores a las carreras que corro y es en ellas donde me enfrento al muro psicológico de si mi cuerpo será capaz de aguantar o no.

Poco a poco he ido aprendiendo a administrar mejor mi energía y llegar a disfrutar mucho más. Ya que al principio de las carreras suelo estar muy eufórico y me gusta salir fuerte, pero siempre que lo hice lo acabe pagando. Por lo cual ahora prefiero salir suave, mantener el ritmo (aunque pienses que puedes correr más rápido) y cuando ya queda poco si aun tengo fuerzas subir el ritmo. Muchas veces cuando llego al final, llego justo de energía y me digo a mi mismo, bien que no subí antes y ahora solo intenta mantener el ritmo que llevas.

Como os habréis dado cuenta este blog es un resumen de lo que experimente en un año, para pasar de haber corrido 10km seguidos por primera vez en mi vida, a meterme 100km en una sola jornada.

En este año he aprendido a conocerme un poco más y aunque cada persona es distinta, opino que algunas cosas pueden ser útiles o anecdóticas como mínimo.

En carreras que pasen de los 20km, para evitar pájaras mi cuerpo necesita un extra de glucosa para funcionar bien. Mi solución fue, usar un gel squeezy a la mitad del recorrido en carreras de 20/22km tanto de montaña como ciudad, para aportar esa carga de combustible al cuerpo antes de que lo necesite. Porque si esperas a necesitarlo, ya será tarde. Piensa que estos geles normalmente tardan unos 15/20 min en hacer efecto y aunque te den un subido, las sensaciones no vuelven a ser las mismas.


Para carreras cortas de 5/10km mi cuerpo no necesita ningún extra de glucosa, solo agua durante la carrera. Y si por cualquier razón tengo hambre antes de la carrera, a veces me he comido una barrita pequeña (con gran aporte de hidratos) una hora antes. Pues aunque son muy fáciles de digerir para el cuerpo, necesitan su tiempo. Con una hora siempre ha sido suficiente para no darme problemas de digestión.

En distancias mucho mas largas, los geles no me funcionan. Pues opino que necesitas llevar una alimentación constante, junto con una buena hidratación.

Por ejemplo, en carreras de unos 50km seria suficiente con barras energeticas de mule bar que me dan la sensación de quedarme saciado y alguna ligera estilo infiSport fruit, mucho agua, algo de bebida isotónica y el resto de comida podría ser fruta y frutos secos que suelen haber en los avituallamientos.



Para carreras entre 50 y 100km donde los ritmos a los que corres son muy inferiores y necesitas mucho tiempo para acabarlas. Mi cuerpo necesita comer bien, pues aparte de las barritas, la fruta y los frutos secos, un bocadillo de jamón cocido sabe a gloria. Y cuando digo jamón cocido, podría ser cualquier cosa ligera para que el cuerpo pueda digerirla sin problemas. Pues medio bocata de butifarra, con queso y cebollitas aunque este buenísimo lo acabas repitiendo, jeje.

Sobre el tema muscular, cada uno tiene sus límites y si vas aumentando las distancias progresivamente y sin prisas no deberías de tener problemas. Pero si al contrario eres como yo y aumentas mucho en poco tiempo, tus limitaciones te atacaran cuando menos te los esperas.

Para mi al principio fueron mis gemelos y cada vez que les pedía mas de lo que me podía dar, se me subían en protesta. Ahora entre los compresores, que están mas fuertes y que intento no forzarlos tanto, se me han acabado estos problemas.

Otra cosa que no sabia y que aprendí en estas carreras tan largas (mas de 50km por la montaña) es la importancia de la zancada. Cuando tienes tantos kilómetros de bajada, tienes que llevar una zancada corta y mantener los pies tan cerca del suelo como puedas. Porque entre más levantas las piernas, más energía pierdes y más impacto te llevas en las articulaciones, cargando mucho más los cuadriceps, los tendones rotulianos, etc. Produciéndote unos dolores en las rodillas, como si te estuviesen clavando una aguja cada vez que intentas ponerte a trotar.

Resumiendo, la clave esta en entrenar mucho, sin pasarse y ser paciente con los resultados. Porque si intentas ver resultados muy rápidos, lo más probable es que lleguen las microlesiones y si estas no se cuidan bien, pueden derivar en lesiones un poco mas serias, obligándote a parar más tiempo.

miércoles, 25 de mayo de 2011

TRAIL SERRA DE MONTSANT (27km y 1000+)

El día de la carrera, aparte de los nervios por la distancia y el desnivel acumulado, teníamos que sumarle la revisión del material. Pues no estaba seguro que mi mini botiquín fuese suficiente. Con algunos problemillas, conseguimos pasar el control, ya que nos revisaron todo con mucha atención y 2 compañeros tuvieron que ir al coche a buscar antisépticos.

Con todo este ajetreo, dan la señal de salida y salimos unos pocos segundos mas tarde porque mis compañeros aun no habían vuelto del coche. Aun así, no tardamos en enganchar con el pelotón y poco a poco fuimos recuperando algunas posiciones.

Salimos los 4 juntos y a buen ritmo, pero por el km5 Marc se empezó a quedar unos metros atrás, pues prefirió ir un poco más lento y asegurar que podría acabar. En el km7 llegamos al primer avituallamiento, donde hicimos algo de tiempo comiendo fruta hasta que llego Marc y volvimos a salir juntos.

Las sensaciones eran muy buenas, hay mucho compañerismo entre los participantes y me gusta que cuando llegan las cuestas, todos nos ponemos a caminar. Eso si, caminando lo mas rápido posible e intentando mantener el ritmo. Un par de kilómetros después del avituallamiento, cuando empezó a ponerse dura la subida, Marc se vuelve a quedar un poco atrás, pues le costaba seguirnos el ritmo caminando.


Poco a poco llegamos al punto de control 3 y a la parte más dura de todo el circuito, por su dura pendiente. Pero afortunadamente la pasamos sin problemas, llegando así al punto más alto y bonito de todo el circuito. Pues desde ahí, tienes unos 7km que corres por la cima de la Sierra y el paisaje es precioso.

 
Llegamos al punto de control 5 y nos encontramos con una bajada muy técnica y bastante prolongada hasta el punto de control 6 (km18 aproximadamente) donde estaba el segundo y último avituallamiento sólido. Aquí cometí el error de comerme un dulce de chocolate que estaba buenísimo… mi idea era coger un par de mordiscas y tirar el resto, pero me pudo el hambre y me lo comí entero. 

Ya solo nos quedaban unos 8km y el terreno era bastante bueno para correr, por lo que subimos un poco el ritmo. Seguía sintiéndome muy bien y estaba disfrutando mucho.

En el km22 aproximadamente Yannick empezó a tener problemas musculares y bajamos un poco el ritmo, pero las molestias no se le pasaban y se fue quedando poco a poco atrás. Al ver que Yannick se quedaba atrás, volvimos a subir el ritmo Alfredo y yo.

Después de un kilómetro siguiéndole el ritmo a Alfredo, me empecé a notar justo de energías y encima el dulce de chocolote que me había comido anteriormente me estaba dando saltos, por lo que bajamos un poco el ritmo a ver si me recuperaba.

Aproximadamente por el km24 tuve que decirle a Alfredo que siguiese el, que yo no podía mas y me puse a caminar un poco pues me dio un buen bajón. Afortunadamente tenia un gel (PowerBar Gel) que cuando me acorde que lo tenia, no dude en tomármelo con bastante agua he de decir, pues era bastante espeso. (Más tarde me entere que ese tipo se usa más para cuando vas con la bici, pues requiere de más agua).

Después de casi un kilómetro caminando, me empecé a recuperar y pude volver a trotar. Del km26 al 27 me volví a sentir con energía e intente subir el ritmo, pero mis gemelos no me lo permitieron, pues se me empezaron a subir. Esta vez tanto el derecho como el izquierdo, aun así me quede contento con los compresores. Ya que esta vez les había metido más caña a mis piernas y solo tuve problemas durante el último kilómetro.

Finalmente después de mucho sufrimiento para ir al máximo que me permitían mis gemelos cruce la línea de meta en 3h31’14” quedando en el puesto 21 de 39 en mi categoría. A unos 4 minutos de Alfredo con sus 3h27’02” y detrás llegaron Yannick y Marc con 3h34’08” y 3h45’55” respectivamente.


En la clasificación por equipos acabamos 2º YESWECAN (Alfredo y Yannick) y 3º YESWECAN2 (Marc y yo).

domingo, 22 de mayo de 2011

Mi primer Trail (TSM)

La fecha de este nuevo reto llegaría 13 días después de haber corrido mi primera media maratón de montaña con cierto sufrimiento. El Trail elegido dentro de este mundillo fue de lo mas sencillo, 27km, 1000m de desnivel positivo acumulado y de semi-autosuficiencia.

La idea surgió en mi trabajo, un par de compañeros que habían hecho el Trail de Andorra, me sugirieron la idea y lo primero que pensé fue, uff… 27km son mucho para mí. Pero me explicaron que en este tipo de carreras en las subidas se camina y solo se corre cuesta abajo y en llano. Cosa que me animo bastante y viendo que el recorrido era por la sierra del Montsant, (un lugar precioso) me termine por apuntar.

Así pues, mis 3 compañeros de trabajo y yo, formamos 2 equipos:
YESWECAN: Alfredo y Yannick
YESWECAN2: Marc y yo
También se animo Ester, una amiga del club de montaña,

La preparación para esta carrera fue muy divertida, pues me tuve que comprar una mochila para meter el deposito de agua, unas barritas energéticas, el mini botiquín, manta de supervivencia, brújula y de paso que hubiese espacio para un cortavientos.

Una vez que encontré lo que buscaba, la Raidlight endurance en burbujitas (LPA). Me fui unas cuantas veces a correr con ella por la carretera de las aiguas para probarla y me costo mas de lo pensado acostumbrarme a ella. Hasta que un día en casa frente al espejo, para ver bien que fallaba, vi que subiéndole la tira superior se ajustaba mucho mejor al pecho dejando de rozarme con los pezones y gano en estabilidad. Ahora estoy muy contento con ella.


Otra cosa que quería añadir a mi lista de accesorios para correr eran unos compresores para los gemelos, que después de los problemas que tuve en la media maratón de montaña y viendo que esta era más dura, pensé que valdría la pena probarlas.

Como no tenía ni idea de que necesitaba realmente, me pase por la tienda running alone y allí como siempre me atendieron de lujo. Me estuvieron explicando que los gemelos son los músculos que están más alejados del corazón y que les cuesta bastante hacer el retorno de la sangre que les llega. Pero que al comprimir los gemelos, la sangre con las toxinas producidas por el ejercicio vuelven con más facilidad hacia riñones, corazón... Dejándonos así una sangre más limpia de desechos, dicho de otra forma, menos ácido láctico y demás toxinas para un mayor rendimiento.

Así que, me termine de animar y después de medirme en ancho del gemelo y el largo de la pierna, para darme la talla correcta, ya solo me quedaba elegir el color y voila!! Ya tenía mi primer par de compresores Booster.


Y todo listo para afrontar mi primer Trail …

lunes, 16 de mayo de 2011

Mi primera media maratón (Mitja Marató Parc de Collserola)

Después de haber terminado sin molestias la cursa de 10k y haber hecho un par de entrenamientos suaves por la montaña, me sentía con fuerzas de intentar mi primera media maratón. Para estrenarme en la distancia elegí una de montaña y cerquita de casa.

Para este reto, que para mí en aquel momento era como tocar el cielo, tuve la suerte de convencer a mi buen amigo Manolo de Gran Canaria. Así podría disfrutar doblemente la experiencia, pues no todos los días te visita un buen amigo y encima se anima a correr contigo, tu primera media maratón.

Manolo llego el viernes y al pobre casi no lo deje ni descansar, porque me lo lleve a escalar a la Foixarda (Montjuic) para que viese la zona y al día siguiente fuimos a escalar a Castelldefels por la mañana y por la tarde hicimos turismo por el centro de Barcelona. Digamos que hicimos de todo menos reposar para llegar frescos a la media.

Domingo, nos levantamos pronto para desayunar y nos fuimos con la calma en metro hasta el velódromo de Horta, donde empezaba la cursa. Por el camino, los 2 algo nerviosos nos pusimos de acuerdo para ir suaves, pues yo aun tendría que haber estado de reposo por la lesión de mi rodilla y el también tenia algunos problemas en una de sus rodillas. Vaya par!! Estábamos para irnos de tapas y reposar… pero el corazón pudo con la cabeza.

Allí nos encontramos con algunos amigos del club de montaña, uno de ellos era Enric, quien ya había corrido esta media el año pasado y nos advirtió que mejor salir rápidos porque en la primera subida se forma un buen embudo y se pierde mucho tiempo.

Manolo y yo, pensamos que tampoco seria para tanto y salimos con la calma canaria. Mientras que Enric salio fuerte y en breve lo perdimos de vista. Y en breve también nos encontramos con el embudo y tuvimos que caminar por unos 10/15 minutos. Cosa que si os soy sincero, no me molesto mucho pues pensé que todo lo que pudiese ahorrar al principio me vendría bien después.

Cuando se acabo la primera subida se volvieron a crear espacios y volvimos a correr. Yo que estaba bastante nerviosillo con la distancia, me puse a seguirle el ritmo a Manolo, ya que tenia más experiencia que yo en carreras largas de montaña. Corriendo con el me fijo que baja muy bien, y siempre se me distanciaba un poco en las bajadas, por lo que me tuve que esmerar y bajar con un ritmo mas alegre. Eso si, concentrado en todo momento por si notaba alguna molestia en la rodilla bajar el ritmo.

Poco a poco van pasando los kilómetros y voy ganando en confianza pues parece que mi cuerpo esta respondiendo bien. Desafortunadamente Manolo empezó a tener pequeñas molestias en su rodilla. Cuando llegamos al primer avituallamiento en el km 9 me dijo que no me preocupase y que tirase solo que el iba a bajar el ritmo. Yo le dije que no se preocupase, que ya me iba bien ir algo más lento para proteger mi rodilla.

Estuvimos corriendo un rato mas juntos, pero veía que sin darme cuenta me distanciaba poco a poco y cuando miraba para atrás, el me hacia gestos para que tirase sin el. Me sabia mal, pues el estaba aquí por mi, pero también sabia que de esa forma ninguno estaba corriendo a gusto. Por lo que deje de mirar atrás y simplemente empecé a correr a mi ritmo.

Cuando llegue al segundo avituallamiento en el km 12 ya estaba corriendo solo, aun así todavía podía ver a Manolo venir un poco más atrás y por delante ya empezaba a ver a Enric. Por lo que subí un poquito el ritmo hasta que lo alcance. Me alegro mucho el encontrármelo y estuvimos un rato corriendo juntos y comentando las sensaciones de la carrera. Yo iba un poco mas rápido que el y me dijo, tira y disfruta que esta es tu carrera!

Sus palabras me llenaron de energía, pues con tanta preocupación, no me estaba fijando que ya iba por el km 14 aproximadamente y que iba muy bien. Así que seguí con mi ritmo y en breve me volví a encontrar corriendo en solitario. Estado que me duraría poco, pues llegue a la altura de otro corredor que iba mas o menos a mi velocidad y nos pusimos a hablar mientras subíamos la parte mas dura de todo el circuito.

Me estaba sintiendo super bien, estaba rodando por encima de mi velocidad y aun así podía ir hablando. Que gran carrera estoy haciendo iba pensando… y al poco paso lo que tenia que pasar. Pague mi error de novato, NUNCA debes de seguir a alguien que lleve un ritmo mas rápido que el tuyo!! Siempre hay que correr a tu ritmo y no dejarse influir, porque lo acabas pagando y así fue. Se me puso a parpadear la luz roja de la reserva de gasolina. En otras palabras, me entro una pájara tremenda.

Así que aguante como pude, hasta el siguiente avituallamiento en el km 16 y allí no me lo pensé 2 veces, pare para comer algo de fruta y de paso coger una barra de cereales. Me puse a caminar mientras me comía la barra de cereales y según la termine empecé a correr de nuevo con las energías renovadas. Ahora ya casi todo era bajada, con pequeños repechos.

Fueron precisamente esos repechos los que pusieron  mis gemelos a su limite y se me empezaron a subir. Uff, nunca se me había subido un gemelo corriendo y no sabia que tenia que hacer realmente. Pero le hice caso a mi sentido común, por lo que pare un momento para estirarme el gemelo y baje el ritmo para continuar.

Al poco que empecé a sentirme mejor, intentaba apretar un poco el ritmo, pero enseguida se me volvían a quejar los gemelos. Por lo que tuve que terminar la carrera a un ritmo bastante suave y en la última bajada que era bastante larga, veo como me adelantan todos los que yo había pasado un rato antes e intento subir el ritmo pero mis gemelos me amenazan con volver a subirse y me lo tomo con calma.

Finalmente veo la línea de meta al fondo y a pocos metros de ella a mi maravillosa novia (my wings), quien me da ánimos para acabar con una sonrisa esta bonita carrera en 02h17’14”



Mis amigos Manolo y Enric acabaron en 02:34:57 y 02:20:00 respectivamente. Después de la carrera aproveche para darme un masaje que ofrecía la organización y así relajar un poco los gemelos que los tenia muy enfadados conmigo.

Foto con Manolo
 

jueves, 12 de mayo de 2011

Con hambre de correr nos vamos a la cursa de la Merce

Al cabo de un par de semanas entrenando suave, noto muchas mejorías y empiezo a creer en mi mismo de nuevo. Lo que me hace pensar, que no estaba tan mal realmente y que era cuestión de cabeza.

Fuese como fuese, no tarde en visitar al medico de nuevo, con todas mis esperanzas puestas en que me diese luz verde para correr mi primera media maratón (la media maratón de Collserola). Me preguntó que tipo de carrera era y cuando era. Le dije que era una media maraton y que tenia justo un mes para coger la forma. Se quedo pensando, huummm… un mes… llegaras justo, pero puede que llegues bien.

Nunca olvidare la cara que puso cuando le dije que la media maratón era de montaña. Pues me echo una mirada que lo decía todo. Vamos, que estaría pensando este pobre chaval ha perdido la cabeza y seguidamente me dijo, cito literalmente: “no, no, no, es muy pronto para que empieces a correr en la montaña” a lo que añadió, "si fuese en 2 meses aun tendrías posibilidades". Para mi esa ultima frase borraba la primera y me hizo pensar, pues tendré que acelerar la recuperación.

Con esa idea deje la consulta y seguí entrenando muy suave, con distancias muy cortas (siempre por debajo de los 8k), pero aumentando la frecuencia de entrenos. Como parte de esa preparación me propuse correr una cursa de 10km, la cursa de la Mercè, que caía justo 2 semanas después de la visita al medico y 2 semanas antes de la media maratón.

El día de la carrera quede con varios amigos para correr con ellos, pero entre el calentamiento, que algunos fueron al baño y no se que mas, nos fuimos dispersando y al final solo corrí solo con 2 de ellos (Elena y Enric). Antes de empezar la carrera tenia claro que esto era solo una prueba para ver mis posibilidades reales y estaba mentalizado para abandonar la carrera si sentía molestias.


Empezó la carrera y salimos muy suaves, ritmo que me cuesta mantener, pues sin darme cuenta empiezo a acelerar poco a poco buscando mi ritmo. Menos mal que Enric, iba a un ritmo fijo y cuando veía que me estaba distanciando aflojaba para seguir con ellos. Así fuimos juntos hasta el km 5 aproximadamente, donde Elena después de coger agua se quedo un poco rezagada.

En esta cursa descubrí que correr una marcha por debajo de tus posibilidades es muy agradable. Pues me permitía poder ir hablando durante todo el recorrido y beber agua, si si, “beberla” y no echarla por todos lados menos en la boca, y no me refiero a ese buchito tímido que solemos tomar donde casi no cogemos agua, si no a un buen trago.

En el km 6, me sentía super fresco y con ganas de mas, por lo que me puse a animar a Enric para ir un poco mas rápidos. Menos mal que Enric no quiso subir mucho la velocidad y nos mantuvimos en un ritmo tranquilo, porque a mi ya se me había olvidado mi maravilloso plan de correr suave, para cuidar mi rodilla y poder correr la media.

Por lo que seguimos con ese ritmo suave, hasta la línea de meta, la cual cruzamos juntos con un tiempo de 51’58” y un poco más tarde Elena con un tiempo de 54’35”. Pero para mi lo mas importante es que había corrido 10km de nuevo sin tener molestias en la rodilla y eso mentalmente me daba luz verde para intentar mi primera media maratón.

lunes, 9 de mayo de 2011

Evolución de la lesión

Después de mucho “condrosulf”, mi rodillera y reposo, las molestias habían desaparecido o eso creía yo, pues había dejado de correr.

Con mis ánimos renovados, me plantee hacer una caminata por Montserrat con unos amigos (Enric, Toni, Andrés y su novia Basia) para ver que tal iba realmente. En la subida muy bien, no noto molestias. Pero al final de la bajada, nos pusimos a correr Andrés, Enric y yo hasta llegar al monasterio. Tristemente me di cuenta que aun no estaba recuperado, ya que aparecieron nuevamente las molestias.

Pase una semana más de total reposo y me fui de vacaciones a Noruega con mi novia, mi hermana y su novio, donde disfrute de unos paisajes impresionantes. Visitamos muchos fiordos, caminamos por un glacial y pasamos por ciudades tan conocidas como Bergen o Geiranger. De ahí nos fuimos a Oslo, donde mi hermana y su novio se volvieron a Las Palmas y yo me quede unos días más.


Mi plan después de tanta tranquilidad tanto física como mental, era ir a Sjusjøen, una de las mejores zonas de Europa para hacer esquí de fondo, que en verano es perfecto para salir a correr y así ver mi evolución. Desgraciadamente después de 5 min de trote muy suave, volvieron las molestias y mi moral se me vino abajo. Pues no veía un fin próximo para esta lesión.

Como anécdota diré, que cuando estábamos en Sjusjøen, tuvimos la suerte de ver pasar la prueba ciclista Birkebeiner, que salen desde Rena y acaban en Lillehammer con un recorrido de 94,6 km. Había un ambiente muy bueno y mucha gente animando, aunque estaba cayendo el diluvio universal ese día.

Vuelta a Barcelona, visite de nuevo al traumatólogo y le conté como iban mis progresos. Para gran sorpresa, cuando yo no acababa de ver la luz al final del túnel, me dijo que las molestias eran normales. Que después de tanto reposo, había perdido musculatura alrededor de la rodilla y que necesitaba empezar a ejercitarla poco a poco.

Solo me permitió que corriese en llano y si notaba dolor que parase! Pero si solo eran molestias que no me preocupase. Eso si, que siempre usase la rodillera y siguiese tomándome la medicación

martes, 3 de mayo de 2011

Segunda lesión

Después de la carrera de los invencibles, me planteo que ya es hora de empezar a entrenar un poco más en serio, pues estaba planeando correr la media maratón de montaña de Collserola.

En mi énfasis por mejorar rápido, empiezo a entrenar con más frecuencia, mas distancia y con más pendiente. En principio mi cuerpo responde bien y sigo con mi plan de entrenamiento.

Siento que esto de correr ya forma parte de mi y que es algo que mi cuerpo necesita. Por lo cual me enfrento a lo que serian mis primeras muestras de adicción al irme de vacaciones llevándome las zapatillas para correr. Primero por los preciosos valles de St Dizier (Francia) y segundo por el enorme parque de Tiergarten (Berlin).

Después de esas experiencias tan enriquecedoras, vuelvo a los entrenamientos por collserola, donde noto unas molestias en la rodilla izquierda que eran nuevas para mí. Sin darle mas importancia sigo corriendo con la esperanza de que igual que llegaron se me irán, Pero al día siguiente no habían desaparecido y a los 5 minutos de haber empezado a trotar paro y me vuelvo a casa. 

Me quedo 2 días de reposo total donde parece que las molestias se han ido y decido irme el fin de semana a caminar por el pirineo con mi amigo Pere, pues habíamos quedado para subir la pica de Estats y era un pico que tenia muchas ganas de hacer.

El plan era subir por el Pico de Sotllo (3.072 m), de ahí bajar unos 200 m para cruzar un cuello y subir después el Pico Verdaguer (3.125 m), para finalmente acabar en la Pica d'Estats (3.143 m) bajando por el lado Frances y pasando la noche en tienda de campaña frente al lago de Estats.

El plan sonaba perfecto y así lo hicimos, el único problema fue que según salí del coche y me puse la mochila para empezar la excursión, creo que no tarde 5 minutos en empezar a notar leves molestias en la rodilla, las cuales me acompañarían durante toda la excursión con intervalos de intensidad.



 
Para esta salida de alta montaña veraniega use las asics trabuco y me dieron un resultado buenísimo. Ya que se agarran bastante bien y son muy cómodas. Aunque la parte que había que pasar por un gran nevero en el lado Frances, tuve que ir con mucho cuidado.

Sobre la salida, decir que fue preciosa, 3 tres miles mas y unos paisajes que siempre estarán en mi mente. Una pena que me hiciera daño en la rodilla y tuviese que ir al medico. Que para mi desgracia me dijo que el dolor venía por el desgaste del cartílago de la rodilla y que solo podía tomar medicamentos para tener la zona bien lubricada y que no me rascase, pero que ese desgaste ya no se recuperaría.

Para rematar la jugada me dijo que tenía que estar mínimo un mes de baja y después volver por la consulta para ver si podía volver a empezar a correr muy poco a poco…

lunes, 2 de mayo de 2011

Eternal running El Catllar

Según terminamos la cursa de la maquinista, nos dieron publicidad para esta carrera y me pareció algo divertido y diferente. Algo que opino hay que hacer al menos una vez. Así que se los comente a mis amigos y se animaron 2 de ellos (Elena y Marc).


 La noche antes de la carrera, fue la fiesta de despedida de mi amigo Jamie y allí sin darme cuenta… comenzaron mis ganas de participar en un triatlón, pues hablando con mi amigo Andres que tenía un triatlón al día siguiente, se me pusieron los dientes largos. Sonaba muy divertido y al mismo tiempo me asustaba la idea de tener que nadar 750m en el mar, pues por aquel entonces no nadaba más de 50m sin tener que pararme a descansar.

Sobre la carrera, pues que os puedo contar… es una mezcla entre un entrenamiento de la armada, con los carnavales de Sitges y una cursa de montaña.

Nada mas empezar tienes que escalar unos bloques de paja que están cubiertos con una rejilla, pasar por debajo de una alambrada mientras un tío te va regando con una manguera, para seguidamente meterte en un depósito de agua. Lo cual te deja con los pies totalmente mojados para los 10 km restantes.



Estos obstáculos y otros más, son lo que te vas encontrando por el camino. Que todo sea dicho de paso me pareció bonito. Lo mejor de la carrera esta en el km 5 aprox, donde se encuentra el avituallamiento mas esperado, pues tienen varios porrones de vino. Que viendo como iba la carrera, no me lo pensé 2 veces y me tome unos buenos tragos :)

Después del vino y el calor, pasamos por una antigua vía de tren, donde pones a prueba todos tus sentidos para no dejarte un tobillo por ahí.

Sin darnos cuenta llegamos a la zona de la meta donde nos hacen pasar más obstáculos. Otra vez nos hacen escalar por los bloques de paja y después nos hicieron pasar nuevamente por debajo de la alambrada con la diferencia de que ahora el suelo era una piscina de fango!! Y por si eso no fuese suficiente el tío de la manguera apuntando a los ojos… me tuve que reír para no echarle una mirada asesina  y continuar hasta la línea de meta con un tiempo de 1h20’

Como resumen, diré que es una carrera donde tienes que ir con ganas de fiesta y te ríes mucho si vas con amigos. El lema de la carrera os puede dar una idea del resto.

SI LLEGAS SERÁS INVENCIBLE!!!  ... SINO HABRÁS FRACASADO!!!